Rechercher dans le site
Loading
 
   

Conservatorio Botánico Nacional de Brest
El Valle Stang-Alar- Un espacio verde para todos- En auxilio de la flora bretona-Una vocación internacional

 

Preocupado por la preservación del patrimonio biológico y consciente de las amenazas que pesaban sobre las especies vegetales, Jean-Yves Lesouëf tuvo la idea innovadora de crear un jardín especializado en la salvaguarda de plantas en vías de extinción.

En 1975, logra reunir en torno a este proyecto a la Comunidad Urbana de Brest, al Ministerio de Medio Ambiente, y a la « Sociedad de Estudio y Protección del Medio Ambiente en Bretagne » y  crear así, el primer Conservatorio Botánico.

En el marco de sus programas de conservación ex situ, el Conservatorio Botánico cultiva principalmente las plantas en peligro de extinción originarias del Macizo Armoricano, Francia, Europa e islas de todas partes del mundo.

The ex situ preservation aims at growing a specie (in greenhouses or gardens) which is too threatened in its own environment, and at multiplying it abundantly to be provided to other Botanical Gardens and if possible, to be reintroduced.



La conservación ex situ consiste en cultivar una especie (en invernadero o en exterior) que se encuentre fuertemente amenazada en su medio natural.

Luego se la multiplica en grandes cantidades a fin de distribuirla a otros Conservatorios y Jardines Botánicos y, de ser posible, reintroducirla en su medio natural.

Para mayor seguridad, algunos lotes de semillas se conservan en cámara fría.Desde el año 1990, el Ministerio de Medio Ambiente ha delegado en el Conservatorio Botánico Nacional de Brest la responsabilidad de preservar y proteger las plantas en peligro de extinción del Macizo Armoricano.






El Conservatorio Botánico reúne información sobre estas especies mediante búsquedas bibliográficas e inventarios de campo, asegura su conservación in situ (en medio natural) y ex situ (en cultivo), actúa como perito ante los organismos públicos, e incentiva al público a protegerlas.

La preservación de plantas implica asimismo un buen conocimiento del medio natural que las alberga.  En este plano, el Conservatorio Botánico colabora especialmente con el programa europeo « Natura 2000 », que consiste en catalogar los habitats naturales más raros de Europa a fin de  protegerlos debidamente.

El Conservatorio Botánico Nacional de Brest está al origen de la creación de la Federaciónde Conservatorios Botánicos Nacionales, cuya primera presidencia ostenta.

El Valle Stang-Alar

Usted que viene a descubrir este Parque, no se deje engañar por el aspecto inmutable de este lugar cuya historia vive aún en el recuerdo de nuestros ancianos. Antaño, el agua del arroyo Stang-Alar era tan pura que hasta fines del siglo XIX alimentó a Brest de agua potable. En esos tiempos el valle era utilizado por los habitantes de Brest como terreno de juego y recreación.    

Después de la Segunda Guerra Mundial, una cantera se instala en el valle y excava sus laderas hasta 1966. Más tarde, ya abandonada por sus explotadores, el sitio desvastado sufre sus últimos ultrajes sirviendo de basurero.  

En 1971, la Comunidad Urbana de Brest readquiere los terrenos y proyecta la creación del primer Espacio Verde comunitario.

Por aquel entonces, Jean Yves Lesouëf, encomendado por el Ministerio del Medio Ambiente y la Sociedad de Estudio y Protección de la Naturaleza en Bretaña, buscaba un sitio para instalar un jardín destinado a salvar plantas en peligro de extinción.

La Comunidad Urbana de Brest se muestra interesada en su proyecto y pone a disposición una parte del Valle. Las tareas de acondicionamiento comienzan en 1977 bajo la conducción de los Servicios Técnicos de la Comunidad Urbana. 

Treinta y cinco mil metros cúbicos (35.000 m3 ) de tierra vegetal son recuperados para instalar los macizos ; se diseñan los caminos, se modifica el curso del arroyo a fin de crear una sucesión de estanques y cascadas, y poco a poco los edificios comienzan surgir de la tierra.

En la actualidad, este espacio verde compartido por las comunas de Brest y Guipavas abarca 17 ha de parque público y las 32 ha del Conservatorio Botánico.

Desde el año 2000, un nuevo sendero que contornea el Valle permite el acceso de los paseantes al mar.

Acondicionado y mantenido por el Servicio de Parques de la Comunidad Urbana, este espacio ha completado su metamorfosis y recuperado su vocación inicial como lugar de recreo y atracción para todos.


Top

Un espacio verde para todos

La parte Norte del Valle de Stang-Alar alberga un vasto Parque Público de 16 ha accesible todo el año.

Con áreas de juegos para niños, una creperia abierta todos los días, recorridos deportivos, numerosos caminos y parterres bien cuidados, Stang-Alar constituye un lugar ideal de paseo y esparcimiento para toda la familia.

Primer parque creado por la Comunidad Urbana, el Valle Stang-Alar es el espacio verde más frecuentado de la ciudad.

Cada año, el 1 de mayo, la asociación 'Arca de Plantas' (L'Arch aux Plantes) organiza con ayuda de la Comunidad Urbana y el Conservatorio Botánico una gran bolsa de plantas en las instalaciones del Valle Stang-Alar, que atrae a miles de visitantes y contenta a los aficionados más exigentes.

   

En julio de 2000, el sendero que atraviesa el Valle Stang-Alar fue modificado y hoy su  trayecto se extiende hasta el mar, permitiendo a los visitantes acceder fácilmente al puerto deportivo de Moulin Blanc y a Océanopolis.

Allí donde termina el Conservatorio Botánico y comienza el paseo marítimo se instalará poco a poco un vasto jardín acuático que servirá de transición entre el mundo terrestre y el marítimo.

Los habitantes de Brest y todos los visitantes dispondrán así de una gran cantidad de senderos pedestres de varios kilómetros para disfrutar, en toda tranquilidad, de uno de los espacios más atractivos de la ciudad.



Top

En auxilio de la flora bretona

El Conservatorio Botánico tiene como misión preservar las plantas protegidas o en peligro de extinción que se encuentren en el territorio del Macizo Armoricano, que comprende las regiones de Bretaña, Baja Normandia, y Pays de la Loire (a excepción del departamento de la Sarthe).

Su tarea principal consiste en mantener estas plantas en su medio natural, conforme a los programas elaborados junto con autoridades públicas, asociaciones y organismos encargados de la gestión y protección del medio ambiente, como así también, propietarios de parcelas donde están localizadas estas especies raras.

Este es el caso del Limonium humile, cuyas únicas poblaciones en estado salvaje catalogadas en Francia se encuentran en la rada de Brest. Dicho Limonium es amenazado por una gramínea introducida a principios del siglo XX que invadió su habitat natural.

El Conservatorio Botánico, en colaboración con la Comunidad Urbana de Brest, prueba constantemente distintos métodos para preservar una de las más bellas estaciones de la rada.


Limonium humile

Top

Una vocación internacional

Desde su creación, el Conservatorio Botánico ha destinado sus programas internacionales a las plantas en vías de extinción originarias de Europa y de islas de todo el mundo.

Con más de 1700 especies amenazadas en cultivo, Brest administra y trabaja para conservar una de las colecciones de plantas amenazadas más importantes del mundo; unas 20 entre ellas deben su supervivencia a la acción del Conservatorio Botánico.

Este fue el caso de la Normania triphilla, planta de la familia de las solanáceas, originaria de la Isla de Madeira, que se presumía extinta.

No obstante, en 1995 un botanista de la isla encontró un espécimen cuyas semillas fueron cosechadas y repartidas entre Madeira y Brest. Aquí, la planta prosperó y en 1998 varios miles de semillas fueron donadas al Jardín Botánico de Funchal en Madeira para intentar reintroducir la planta en diversos puntos de la isla.   

Amorphophallus titanum Becc.

Top



Imprimir o telecargar nuestro folleto

Plan du site - Nous contacter
Conception & Réalisation : Conservatoire botanique national de Brest ©2009 - tous droits réservés
dernière mise à jour 03 septembre 2012